ERA COMO UN BOTÓN 

Tenía poco tiempo de haber iniciado un contacto sexual con ella. Me gustaron más de una cosa, pues como era de esperar en cada cosa que haces por primera vez,  el tiempo cambia su medida y a tu alrededor todo luce más lento. 

Besaba su cuello mientras estábamos en la cama del hotel, éramos dóciles mutuamente, disfrutaba mucho de verla cerrar los ojos cuando se me ocurría pasear mi lengua por esa zona de su cuerpo. 

Cuando bajé a su pecho, justo entre sus senos, que ya tenían un par de bonitos pezones endurecidos, ella inhalada profundamente (francamente yo descubría su lenguaje corporal para entender su aprobación) cosa que me hizo pensar que el camino que trazaba con la lengua y mis labios parecía dejar un mapa por la vía correcta. Dejaba escapar su aliento mientras me sostenía las manos al tiempo que yo estaba sobre ella.

En mi curiosidad por reconocerla, supe que no debía abusar de los besos en su cadera (le hacia cosquillas). 

Me encontré al fin con su pubis, definitivamente quería besarlo, y conocer el sabor de su sexo. Ahí fue cuando descubrí el botón que le hizo aferrarse a las sábanas,  arquear la espalda y colocar sus talones en mi espalda. 
No es que fuera perfecto, no. A veces se movía tanto que temía que mis dientes le hicieran daño,  y mi lengua se cansaba, mantener la boca abierta tanto tiempo me daban ciertos dolores en la mandíbula, los cuales quise amortiguar cerrando mi boca y usar los labios. 

No trato de hacer un poema sobre esto. Sólo es lo que pasó y nada más. De hecho tuve que detenerme un momento pues me excedí en movimientos y sintió dolor. Pero pronto regresamos a la tarea.

Lo que sí fue un poema, fue el orgasmo que resultó de aquella exploración. 

Sus muslos temblaron.

Su boca dejó escapar gemidos que nunca había escuchado,nunca. (Ya lo dije, era la primera vez que lo practicaba y llegué a pensar que nunca sucedería nada, me sentí muy torpe ; y…  ¡oh sí! Los gemidos de sexo oral son distintos) 

Y mi rostro se empapó de ella.

Descubrí en su sexo el delicioso botón que es el clítoris.

El botón que se convirtió en mi mejor amigo.

NOTA ELECTRÓNICA 001503 FUENTE: ANÓNIMA TEMA: Dra. Mariska AUTENTICIDAD: EN PROCESO.

   En constante cambio, constante remodelación, se decía que el lugar donde vives refleja tu personalidad, algunos que también es el reflejo de tus pensamientos, teorías antiguas que se desecharon ya y que han pasado de moda, porque parece que eso fueron, modas “Filosofías de la nueva era” les llaman, un buen nombre para designar a teorías extrañas y nuevas, conveniente y práctico, ahorra tiempo.

   Y parecía que eso le encantaba a la Doctora Mariska, ella y su “loca cabeza” que le impulsaba a tener cambios constantes, cambios en el aspecto de su casa, era una cliente asidua de los Artistas y Arquitectos de la Ciudad, y también los remplazaba , hasta hallar a una, que supo encontrar el sabor y materializar la imagen de sus pensamientos.

   Mariska es hermosa, como su casa, como sus ideas, brillantes y notables, aquí es donde se puede plantear una excepción al contenido de las teorías desechadas, su casa si era un reflejo de ella y su personalidad.

   Los cuerpos de dos personas rodaban sobre la alfombra de la sala en ese espacio, Mariska, uno de esos cuerpos dijo:

   -Dime ¿qué es violento, explicito, oscuro, divino y capcioso?

   -No lo sé.

  -Mala respuesta niño.

  -perdone…

  Y él no entendía porque de pronto surge esa pregunta de los labios de una mujer que hasta hace un segundo estaban besando su cuello.

 -Cállate. Dijo con mucha autoridad. -Pero es que… -Deberías entender que puedes procesar más de un pensamiento, “¡ash!” deberían esforzarse más.

   Mariska no era una persona que pierde el tiempo.

  -Tendrás una segunda oportunidad, niño, tomarás un té conmigo y entonces responderás.

  -Claro, como diga.

  El acompañante de Mariska se quedó congelado sobre la alfombra en el piso y entonces escuchó:

   -¿Vienes o qué?

   Se levantó de inmediato, no había nadie en la cocina.

  -Apresúrate que el té se enfría.

  Se movió al comedor, a la terraza, nadie.

  -Niño…

  La voz venía de otro lugar, entonces él decidió subir las escaleras, paso tras paso repasaba la pregunta de Mariska.

  -Te diré niño, que conocerás muchos placeres en la vida..

  Llegó a la planta de arriba, y la puerta de una recámara estaba abierta, cerca de ella una linda electro imagen de una Artista llamada Solya, que él no conocía bien; tal vez Mariska tendría razón, debería esforzarse más.

  -Que habrás probado algunas cosas deliciosas, pero jamás una taza de Té como esta.

  Él ya estaba en la recámara y giró para entrar al baño.

 Mariska, hermosa, en una bañera, hermosa en forma de taza, el lugar estaba lleno de vapor.

  Él sólo se pasmo.

  -Te diré que lo que es violento, explicito, oscuro, divino y capcioso …

  -Eres tú- dijo él mientras veía a la Doctora en esa curiosa tina.

  -Muy bien Niño, ya te estás esforzando ¿Qué esperas?

Él se quito la ropa.

Screenshot_2016-01-20-03-33-59~2

EL CRONOSCOPIO.

PRÓXIMAMENTE