Es Teatro, diviértete. 

Es ensayo, diviértete.

Es actuación, diviértete.

Es Teatro, diviértete. 

La realidad ya tiene lo suyo.

La segunda realidad, te tiene a ti…y te necesita.
Dale tus piernas,  tus manos, tu rostro.

Dale tu sangre, tus pulmones, tu razón. 

Dale tus vísceras, tu espíritu y tu corazón. 

Así se hace y no de otra forma.
Límpiate y purifícate en la escena,

limpia el mundo con Arte.
Pisa el escenario y extráñalo…

Anuncios

Rompe la jaula.

Resuelto a romper la jaula, solamente dejé que la bestia interior surgiera.

Decidí observarla, a lo lejos, con la mayor discreción posible, ese factor era importante, había mucha gente, en todo lugar siempre hay un rincón adecuado, alejado y oscuro para un acto como este. 

No estoy seguro de si lo esperaba o no, ya que le había dicho al menos una hora antes “te voy a robar, hoy… ya te avisé. ..” traté de hacerlo sonriente y muy inocentemente si es que cabe el concepto ante tal declaración. 

Había llegado la hora de la comida, y era tarde, todos los presentes terminábamos ese día un trabajo importante y muy satisfactorio, qué trabajo y lo que hago no importa, porque lo que relato ahora puede sucederle a cualquiera que se decide. 

Después de haberle dicho esto, únicamente sonrió con un gesto muy suyo acompañado de un parpadeo lento que le hacía lucir tierna. Todos comimos a gusto y platicábamos los pormenores del día,  la charla de trabajo ayuda a afianzar la relación y además ayuda a proyectar quehaceres , ella se distanció del grupo algunas veces para hablar al teléfono, traté de estudiar cada movimiento y su rostro para estar seguro de que su día seguía siendo bueno y que una mala noticia no echara a perder nada, pero seguía sonriente.

El lugar donde trabajamos era lindo con una decoración rústica y algo polvoriento, con pocos focos que sólo se dedicaban a iluminar lugares esenciales,  lugares donde todo el mundo siempre puede estar realizando actividades; mientras la noche iba llegando, los rincones oscuros aumentaban su número y tamaño,  había uno en particular a donde le esperaba ver dirigirse, el cuarto de baño, ese lugar era el más adecuado. 

Todo seguía normal;  la charla, la bebida y el clima frío que acompañaba la noche se hacía notar, casi llegaba la hora de irnos y  pensé que no sucedería nada, sin embargo mientras hablaba con uno de mis compañeros, vi que ella se alejó del grupo, directo al baño, un lugar alejado y en medio de la oscuridad el cual era el perfecto escenario cómplice, el interior de este estaba revestido de madera y de una iluminación cálida y ténue, ahí debía ser.

 Las cosas suceden si decides comenzar a hacerlas

 

-Disculpa un momento, ahorita seguimos platicando 

-Va, va.

Respondió mi compañero. 

Entonces me dirigí justo donde ella estaba, y nadie me vió, todos estaban resueltos a continuar en sus pláticas,  lecturas y haciendo Scroll en su teléfono. 

Caminé despacio para darme oportunidad de considerar las circunstancias y que todo saliera bien, vi entonces a todos ocupados, me acerqué entonces al cuarto de baño. 

Si te decides a romper la jaula, la sensación primera no tiene freno. 

Estaba parado delante de la puerta cerrada, iba a tocar, pero me arrepentí, no quise echar a perder el factor sorpresa . (No estoy seguro de que fuese tal, pero en mi mente eso era.) Entonces tuve dos segundos de duda de si continuar o no, pero me quedé. 

Esperé paciente a ver que la puerta se entreabiera,  cuando esto sucedió, usé mi mano para abrirla por completo,  sentí que mi mano desde sus ojos parecería una garra, tal cual un cliché de película de Terror. 

-Hola. Dije

-Hola.  Respondió. 

-Disculpa, compermiso. 

Entré entonces al lugar, no le permití salir, aunque no puso resistencia,  sólo se quedó quieta frente a mi, no aseguré la puerta, la detuve un momento con la mano, previendo ser descubiertos o que ella mostrara signos de querer salir.

-Es para liberarnos, y esto no tiene que volver a pasar.

Traía una mirada nerviosa con los labios apretados queriendo evitar una sonrisa.

Supe entonces que no iba a querer salir…

Cuando rompes la jaula, la sensación primera no tiene freno, así que después de decir eso, o mientras lo dije, tome su larga y linda cabellera la enrollé un poco para poder sostenerla con mi mano, sin más, sin palabras, acerqué mi boca abierta a su cuello como fauces, y la mordí. 

Tal cual se atrapa a una presa…

Ella reaccionó de inmediato suspirado fuertemente y cerrando los ojos. Mis siguientes movimientos estaban llenos de instinto, en mis ojos se iluminaba sobre su cuerpo cada lugar donde debía tocar, donde sabía que debía tocar; entonces le di media vuelta para abordar de nuevo su cuello cerré la distancia de mi cuerpo al suyo y sentí sus curvas y también sus lindas y redondeadas nalgas , entonces me arrodillé para bajar sus pantalones y su ropa interior para verlas de cerca, usé ambas manos para acariciarlas, frente a mi estaba mi presa y dentro de mi una oleada de calor subió hasta mi rostro,  entonces decidí presionar sus nalgas y clavar un poco las uñas en ella, después, evidentemente … morderlas (no lo podrías evitar al tener un par tan bonito frente a ti). 

La textura de su piel se registró en mis manos y mi lengua, ella entonces dio media vuelta y dejo descubierto su pubis frente a mi, bajé un poco más su pantalón al tiempo que ella jadeaba y de su voz escapaban gemidos entrecortados, como proporcionados con gotero.

Frente a mi estaba su sexo, y yo arrodillado frente a ella, sin freno entonces, usé de nuevo mi boca para besarla y explorarlo, mi boca se llenó de su humedad, al tiempo en que se escuchó otro gemido interrumpido, seguí ahi, tratando de acariciarla con mis manos mientras la besaba pasé mis manos por su muslo derecho y subí hasta alcanzar su pubis para sentir su sexo con mis dedos, mientras le besaba y acariciaba, sentirla por dentro…

Y ahí su respiración aceleró aun más…

Seguía abordándola con mi boca y con mis dedos, ella movía las caderas de vez en en cuando, me tomó del cabello y halaba de este con lo cual entendía su ritmo.

No teníamos mucho tiempo….

Me puse de pie frente a ella y decidí preguntar directamente si todo estaba bien, acariciaba su sexo y sentí su clítoris endurecido, no quería ser brusco con ella, entonces ella condujo mi mano algunos segunudos.

 Creo que su jaula se rompió también… Se convirtió en alguna clase de hembra felina.

Lo siguiente no lo esperaba. Ella movió velozmente su mano dentro de mi ropa y alcanzó mi pene, lo atrapó y comenzó a acariciarlo con mucho vigor, entonces ambos nos acariciamos simultáneamente,  dio un paso adelante y yo me retiré liberándola del rincón en el que estaba, se puso de rodillas frente a mi, entendí su movimiento y trataba de abrir mis pantalones , ayudé a ello…

Estaba expuesto frente a ella cuando pude ver que sin reserva, besaba mi pene y lo puso dentro de su boca, el calor dentro de mi desborda, la sentía y yo gozaba mucho de lo que estaba haciendo,  movía rápidamente su boca, tomé su cabello e imité el lenguaje del ritmo, cerré mis ojos y tiré mi cabeza hacia atrás,  creo que perdí el control de la situación pues ahora, yo estaba en sus manos.

Ella no cesaba en su movimiento mientras me acariciaba un poco, traté de escuchar lo que pasaba afuera y parecía que el tiempo se había detenido un poco; tuve la necesidad de mover mi cadera y lo hice un poco para no incomodar. 

-Me vas a hacer estallar… Voy a explotar. 

Eran mis palabras, pues sentía que un orgasmo se acercaba, y parece que fue un aliciente para ella mientras me besaba pues continuó moviéndose y aumentó la velocidad, puse mis manos sobre su cabeza dejándome llevar por la corriente eléctrica placentera,  me moví también. 

Gruñí un poco…

Y efectivamente, tuve un orgasmo. 

Mis movimientos cesaron y ahí estaba yo casi congelado dentro de su boca de labios gruesos.

Ella esperó ahí pacientemente hasta que me retiré….

No hubo muchas palabras después de eso.

Acordamos rápidamente que ella saldría antes de allí, apagué la media luz que nos acompañó y regresamos a la reunión.

________

Como mi plan tuvo un giro placenteramente inesperado, hubieron algunas preguntas que hacer, algunas de las que no tendré respuesta porque no las hice, pero de otras si.

Finalmente había roto la jaula, espero que alguna vez lo intentes y lo logres, porque definitivamente no eres el mismo después de que sucede.

En mi teléfono después de intercambiar algunos mensajes, llegó uno que me sorprendió: 

KAREN:

Quiero más…”

ERA COMO UN BOTÓN 

Tenía poco tiempo de haber iniciado un contacto sexual con ella. Me gustaron más de una cosa, pues como era de esperar en cada cosa que haces por primera vez,  el tiempo cambia su medida y a tu alrededor todo luce más lento. 

Besaba su cuello mientras estábamos en la cama del hotel, éramos dóciles mutuamente, disfrutaba mucho de verla cerrar los ojos cuando se me ocurría pasear mi lengua por esa zona de su cuerpo. 

Cuando bajé a su pecho, justo entre sus senos, que ya tenían un par de bonitos pezones endurecidos, ella inhalada profundamente (francamente yo descubría su lenguaje corporal para entender su aprobación) cosa que me hizo pensar que el camino que trazaba con la lengua y mis labios parecía dejar un mapa por la vía correcta. Dejaba escapar su aliento mientras me sostenía las manos al tiempo que yo estaba sobre ella.

En mi curiosidad por reconocerla, supe que no debía abusar de los besos en su cadera (le hacia cosquillas). 

Me encontré al fin con su pubis, definitivamente quería besarlo, y conocer el sabor de su sexo. Ahí fue cuando descubrí el botón que le hizo aferrarse a las sábanas,  arquear la espalda y colocar sus talones en mi espalda. 
No es que fuera perfecto, no. A veces se movía tanto que temía que mis dientes le hicieran daño,  y mi lengua se cansaba, mantener la boca abierta tanto tiempo me daban ciertos dolores en la mandíbula, los cuales quise amortiguar cerrando mi boca y usar los labios. 

No trato de hacer un poema sobre esto. Sólo es lo que pasó y nada más. De hecho tuve que detenerme un momento pues me excedí en movimientos y sintió dolor. Pero pronto regresamos a la tarea.

Lo que sí fue un poema, fue el orgasmo que resultó de aquella exploración. 

Sus muslos temblaron.

Su boca dejó escapar gemidos que nunca había escuchado,nunca. (Ya lo dije, era la primera vez que lo practicaba y llegué a pensar que nunca sucedería nada, me sentí muy torpe ; y…  ¡oh sí! Los gemidos de sexo oral son distintos) 

Y mi rostro se empapó de ella.

Descubrí en su sexo el delicioso botón que es el clítoris.

El botón que se convirtió en mi mejor amigo.

NOTA ELECTRÓNICA 001503 FUENTE: ANÓNIMA TEMA: Dra. Mariska AUTENTICIDAD: EN PROCESO.

   En constante cambio, constante remodelación, se decía que el lugar donde vives refleja tu personalidad, algunos que también es el reflejo de tus pensamientos, teorías antiguas que se desecharon ya y que han pasado de moda, porque parece que eso fueron, modas “Filosofías de la nueva era” les llaman, un buen nombre para designar a teorías extrañas y nuevas, conveniente y práctico, ahorra tiempo.

   Y parecía que eso le encantaba a la Doctora Mariska, ella y su “loca cabeza” que le impulsaba a tener cambios constantes, cambios en el aspecto de su casa, era una cliente asidua de los Artistas y Arquitectos de la Ciudad, y también los remplazaba , hasta hallar a una, que supo encontrar el sabor y materializar la imagen de sus pensamientos.

   Mariska es hermosa, como su casa, como sus ideas, brillantes y notables, aquí es donde se puede plantear una excepción al contenido de las teorías desechadas, su casa si era un reflejo de ella y su personalidad.

   Los cuerpos de dos personas rodaban sobre la alfombra de la sala en ese espacio, Mariska, uno de esos cuerpos dijo:

   -Dime ¿qué es violento, explicito, oscuro, divino y capcioso?

   -No lo sé.

  -Mala respuesta niño.

  -perdone…

  Y él no entendía porque de pronto surge esa pregunta de los labios de una mujer que hasta hace un segundo estaban besando su cuello.

 -Cállate. Dijo con mucha autoridad. -Pero es que… -Deberías entender que puedes procesar más de un pensamiento, “¡ash!” deberían esforzarse más.

   Mariska no era una persona que pierde el tiempo.

  -Tendrás una segunda oportunidad, niño, tomarás un té conmigo y entonces responderás.

  -Claro, como diga.

  El acompañante de Mariska se quedó congelado sobre la alfombra en el piso y entonces escuchó:

   -¿Vienes o qué?

   Se levantó de inmediato, no había nadie en la cocina.

  -Apresúrate que el té se enfría.

  Se movió al comedor, a la terraza, nadie.

  -Niño…

  La voz venía de otro lugar, entonces él decidió subir las escaleras, paso tras paso repasaba la pregunta de Mariska.

  -Te diré niño, que conocerás muchos placeres en la vida..

  Llegó a la planta de arriba, y la puerta de una recámara estaba abierta, cerca de ella una linda electro imagen de una Artista llamada Solya, que él no conocía bien; tal vez Mariska tendría razón, debería esforzarse más.

  -Que habrás probado algunas cosas deliciosas, pero jamás una taza de Té como esta.

  Él ya estaba en la recámara y giró para entrar al baño.

 Mariska, hermosa, en una bañera, hermosa en forma de taza, el lugar estaba lleno de vapor.

  Él sólo se pasmo.

  -Te diré que lo que es violento, explicito, oscuro, divino y capcioso …

  -Eres tú- dijo él mientras veía a la Doctora en esa curiosa tina.

  -Muy bien Niño, ya te estás esforzando ¿Qué esperas?

Él se quito la ropa.

Screenshot_2016-01-20-03-33-59~2

EL CRONOSCOPIO.

PRÓXIMAMENTE