LOS SUEÑOS DE ANA.(Primera parte)

Cuando abrió los ojos Ana aún tenía los auriculares puestos, la lista de reproducción pareció repetirse infinidad de veces, pero no estaba descansada.

Aún recostada en la cama movía la mirada por toda la habitación, la música era uno de sus medios para apaciguar una ola de pensamientos que le golpeaban, voces que parecen ecos lejanos que suben el volumen repentinamente y que sólo haciendo esfuerzo por concentrarse en otra cosa, simplemente se esfuman. 

-Odio estas noches. 

Lo dijo en voz alta para sí misma. Era un método propio para asegurarse de que eso acabó.

En el extremo contrario a la cama de su recámara, Ana tiene un caballete con un bastidor que ya tenía algunas veladuras con óleo donde apenas se dibujan formas, un retrato por encargo; cuando se inicia alguna veladura trabajas con una base de color rojo, eso es lo que se apreciaba en el bastidor,  una forma de rostro con matices rojos que al echar andar la imaginación resultaba en una figura descarnada, forma que ella no podía dejar de sentir asi, una pura consecuencia de ese episodio. Junto al bastidor Ana tiene un restirador sobre el cual abundan lápices,  carboncillos,  sanguinas, óleos, pinceles, aceites y solventes; un verdadero altar para la creatividad. Los bocetos del retrato eran varios, intercalado con otros tantos que resultaba ser esas imágenes que golpean involuntariamente su mente.

-Ana…Ana ¿Ya despertaste?

-¡Si! Ya desperté mamá. 

-Apúrate que ya se va tu papá y quiere despedirse.

-¡Ya voy! 

Ana salió de su recámara para alcanzar a su padre, bajó las escaleras y giró al comedor, la figura de un hombre barbudo, robusto, cabello alborotado,  y manos grandes que sostenía con una de ellas  un vaso de jugo de naranja y con la otra el periódico. 

– Este mundo parece cada vez más una historia de terror, hola mi’ja. 

-Hola papá.- De inmediato se acercó a él para abrazarle.

-Chamaca, deberías levantarte más temprano.

-Perdona Pá’, no pude dormir. 

-¿Andabas dibujando? 

-Pintando el encargo. 

-¿El retrato?

-Si, ese, aún me falta para acabarlo.

– Ya apúrate para que te vengas a trabajar conmigo,  ya te enseñaré más yo que todos tus maestros juntos.

Ambos rieron, ella asintió, disfrutaba el hecho de poder compartir el talento de su padre, cosa de familia.

-Bueno chamaca, ya me voy, ese retablo no se va a acabar solo. Pórtese bien y acabe pronto, si quieres,cuando lleguen tus vacaciones te vas conmigo.

– Obviamente, me lo vienes prometiendo tanto que ya ni te creía, pero ahora si te lo voy a hacer efectivo. 

Ana recibió el abrazo cálido de su padre, y lo vió dejar su vaso sobre la mesa y el periódico que leía debajo de él. 

-Voy a despedirme de tu hermana y tu mamá. 

-Está bien.

Su padre entonces dejó el comedor. Ana entonces tuvo una ligera fantasía donde pintaba el muro de un edificio, parada en un andamio, con su negro cabello recogido y manchado. Decidió entonces servirse algo de leche, y jugo, tomó una manzana del frutero de la mesa bebió el dulce jugo de la fruta recién exprimido,  mordió su primer bocado. 

Su teléfono sonó. En la pantalla decía “Lilia”

-Hola ¿Ana?

-Si, quién más. 

-Ay güey, qué mamona.

-Ya ¿qué pasó?

-Nada, estoy aburrida y quería ir a tu casa.

-Va, vente para acá. Sirve que me ayudas- Mientras hablaba movía el vaso vacío de su padre y se encontró con el,periódico,  decidió hojearlo. <Ay, papá,  ya deberías leer el periódico con la tablet > pensó, una tras otra, las páginas pasaban.

-Entonces voy,como en una hora ¿Vas a querer mota? 

-Pinche viciosa. 

-Te encanta no te hagas.

-Si, trae. Nada más que te esperas hasta que te diga. La otra vez el olor no se podía aguantar.

Ana logró ver un encabezado entre las páginas:  DESAPARECIDO. Una fotografía debajo del mismo, se apreciaba un pequeño de aproximadamente 3 años,sonriente y de mejillas rosadas. Acompañado de la descripción de éste. 

-Va, va. Oye, llevo los pinceles que dejaste aqui la otra vez. ¿Quieres que te lleve algo? 

Ana se detuvo precisamente ahí. La imágen era familiar, estaba muy segura de haberla visto antes. Trataba de hacer un recuento de rostros. 

-Ana…

Veía la fotografía, movía la vista a la sala de su casa ¿Dónde, dónde lo vio?.

-Ana…

-¿Qué..? Si, si, tráemelos por favor.

-Bueno, ya me voy, te veo al rato. Bye. 

Ana deja su teléfono sobre el comedor para observar la fotografía impresa del periódico, el rostro del niño sonriente, leía rápidamente el artículo, no era una alerta AMBER regular, era un artículo con detalles extras, palabras como “sin explicación “, “sin resultado”, “sin evidencia ” resaltaban en su atención. 

-¿Dónde te he visto nene?

Ana abandonó el pensamiento. Sabía que tenía que continuar en su encargo, se llevó su comida, en el camino se encontró con su madre.

-Hola mi niña. 

-Hola Má’. 

-Oye,te ves muy cansada,  deberías dormir más,  no te desveles trabajando, ya ves lo que le pasó a tu papá por trabajar tanto. Voy a llevarme las piezas a la galería, entonces nos vemos en la tarde. Va a venir tu abuela,  cuídense mucho.

-Si Má’.

<< Ay mamá,  siempre con prisa y hablando rápido. ..>>

Continuó su camino a la recámara, junto a ésta estaba la de su hermana menor,  Carolina. Ella estaba al teléfono,  no se detuvo a poner atención a la conversación. 

Pasaba la mañana hasta que se transformó en una agradable tarde y Ana con la ventana abierta ventilaba su espacio, el olor de los materiales se fugaba por esa salida.

Lilia llegó.

-Hola güey. 

-Hola.

-Órale, andas concentrada ¿Ya,vas a acabar?

-Ahí la llevo.

-Si quieres te ayudo.

-No, la vayas a regar. Ana sonrió con su comentario.

-Ay si güey. Oye abajo está tu abuelita. 

-Ay, ni avisa cuando entra. ¿Qué está haciendo?

-¡Carne! Hasta se me antojó un taco.

-Ah pu’s al rato comemos, nada mas quiero terminar esta parte. 

-Ya te tardaste. 

-Es que no me he podido,concentrar.

-¿Y eso?

Mientras hablaban,Lilia comenzó a garabatear lineas en las hojas sobre el restirador de Ana.

-No sé, como que sueño mucho cuando me acuesto. Y todo se siente muy real, además pura pesadilla. 

-¿Ves gente muerta?.- Lo dijo mientras hacía un característico tono de broma. Ana guardo silencio.

-No mames, no gente pero… Ah no sé,  son como monstruos.

-¿A poco?

-Si, mejor me despierto, me levanto y me pongo a dibujar.

-Ahh ¿Son como estos?

-Si, todos esos.-  Respondió sin dejar de mirar el bastidor.

-Güey estan muy chidos. Lilia seguía repasando dibujo tras dibujo hasta detenerse en uno que llamó su atención. 

-Este está muy bueno. ¿Me lo regalas?

Ana entonces miró el papel que su amiga sostenia, abrió los ojos impresionada, en el dibujo se apreciaba la figura de un niño jugando sentado en el piso, detrás de él una oscura garra de largo brazo parecía querer atraparlo sin que se diera cuenta; Ana sintió vértigo,  el niño era muy parecido al de la fotografía del periódico, arrebató el dibujo de las manos de Lilia y se sentó sobre la cama.

-¿Qué onda, qué te pasa?  

– Nada, déjame ver la fecha.

La fecha constaba un mes atrás desde ese día. Estaba confundida. Quería explicar a su amiga esa reacción y decirle algo lógico. Pero no había explicación.

-Si, te lo doy, nada más déjame ver algo. Préstamelo.

Bajó las escaleras rápidamente para revisar el periódico que dejó su padre. Al llegar a la cocina vió a su abuela recargada en la encimera de la cocina, con el periódico en mano. Ana se detuvo para tratar de pedirle el impreso a su abuela.

-Hola mi niña. – Saludó sin dejar de ver la imágen. 

-Abuela…

-Ya sé lo que tienes mi niña. También sé que te preguntas muchas cosas, que apenas duermes y has tenido muchos sueños extraños ¿Puedo ver tu dibujo?

Ana, enmudecida sólo extendió la mano con el papel, su abuela lo recibió con calma y calidez.

-Primero, quiero decirte que tu talento es inmenso, y para responder tu siguiente pregunta. .. Si, es el mismo nene.

Ana se sintió golpeada por una sensación de angustia que le hizo ceñir el rostro y tener los ojos llorozos…

Fin de la primera parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s